Search
Close this search box.

Cómo mejoré mi cuerpo tan rápido

Parte 3 de 4
(Leer parte 1 acá. Leer parte 2 acá)


Un día, durante una clase de funcional en el gimnasio de mi barrio, tomé coraje y le dije a Pablito, mi entrenador:Hoy voy a cargar menos peso y voy a hacer las dominadas con una banda elástica PORQUE ESTOY EN LA FASE LÚTEA TARDÍA, ESA ANTES DE LA MENSTRUACIÓN. No calibré bien, y lo dije fuerte fuerte. Pablito me miró, mis compañeros me miraron. 

Silencio. Pablito, primero incómodo y luego confundido (¿Lo dice en serio o es un chiste? Meli es chistosa, debe ser un chiste), dijo: “Dale, dejá de joder y ponete a entrenar.” 

Como si yo hubiera hecho un chiste, una excusa graciosa. Bien podría haber sido un chiste, pero no, era la verdad. Ese día puse menos peso y usé la banda elástica para las dominadas, y fue el comienzo de algo maravilloso. 

En las últimas semanas logré desinflamarme mucho, mejorar mi cuerpo, mi salud y mi claridad mental.

No estoy para cancherear (yo también estoy sorprendida por la velocidad y efectividad de los cambios) pero como me salió tan bien, quiero compartirte los pasos que tomé y que me funcionaron, por si alguno te puede servir. 

Cuando me inicié en el Biohacking hace ya muchos años (antes de que estuviera de moda, cuando éramos 3 gatos locos) yo quería copiar a Ben Greenfield. Él se mete al hielo, yo me meto al hielo, él levanta pesas, yo levanto pesas, él se hace enema de café, yo me hago enema de café, él hace ravioles, yo hago ravioles (ji ji ji).

Y un día me di cuenta que no soy una Ben Greenfield chiquita y morochita, que toma mate…

Los hombres funcionan con un ciclo hormonal de 24 horas. Y las mujeres tenemos un ciclo diario y un ciclo mensual. Los hombres pueden tener éxito haciendo la misma rutina de biohacks diarios. Para nosotras es más complejo. 

La mayoría de las investigaciones de salud se hacen en varones. Para que te des una idea, en la década de 1970, la FDA emitió pautas que recomendaban la exclusión de mujeres en edad fértil de los ensayos clínicos en respuesta a preocupaciones sobre los posibles efectos adversos en el feto en caso de embarazo durante el estudio, que si bien después se desestimó, sentó un estándar.

Al día de hoy, las mujeres fértiles seguimos siendo consideradas una limitación para los estudios, por ser muy riesgosas y complejas. O sea, las recomendaciones de fitness, nutrición, y suplementación que son avaladas por estudios, no aplican del todo para mujeres con un ciclo menstrual…Y por ello como mujeres tenemos dos responsabilidades: ser agentes de cambio, y poner muchísimo más foco en nuestra BIOINDIVIDUALIDAD. 

En sentido bioquímico y fisiológico, somos 4 personas distintas a lo largo del mes. Por eso, hacer todos los días los mismos biohacks no nos va a funcionar a nosotras.

Veamos las 4 fases (antes de conocer esto, para mi eran dos: menstruando y no menstruando. Punto.)

Fase menstrual (una que conocemos todas): Intuición y descanso activo. Hacia dentro.

Fase folicular: Hacia afuera, curiosidad, toma de acción. Más energía.

Fase ovulatoria: más determinación, más energía, aún más foco en la acción. Social.

Fase lútea: Foco hacia dentro, reflexiva, aumento de la intuición.

Era mucha información para mí, y en un primer momento pensé que eso no era para una biohacker de clase media, tercermundista y que es su propia cadete. “Que lo hagan las mujeres ricas que tienen muchas asistentes, este lujo no es pa´mi.” 

Y ahí, de nuevo, mi mente inconsciente poderosa y sutil me susurró: “Todas las preguntas que empiezan con ´se puede´, la respuesta es si. Solo es buscar la manera.” Y así es como incorporé esto a mi vida. 

Primero me oriento a ver en cuál fase estoy y veo los gráficos de cosas generales, uso una app que se llama Wild IA. Uso la versión gratis, con eso me alcanza, viene con integración con anillo Oura.

Luego:

En fase menstrual: Si no quiero postear ni aparecer en instagram, me desaparezco.
 No me exijo, ni en ejercicio ni en hielazos. Solo crioterapia facial. Escribo.

En la folicular: Me exijo más en el ejercicio. Si me invitan a un hielazo, voy. Aprovecho la energía para arremeter en nuevos proyectos.

En la ovulatoria: Como la anterior, pero más. Pruebo cosas nuevas. Más social.

En la fase lútea: Opto por juntarme en grupos más pequeños, con conversaciones más profundas. Hacia el final de la fase, otra vez estoy atenta a no exigirme.

Es importante remarcar que éstos son puntos de orientación. Me permito flexibilidad, y sumo consciencia. Si me exijo de más en una fase que requiere más calma, luego dedico más recursos para reponerme. 

Somos mujeres: tenemos superpoderes, somos compasivas, cuidamos y sostenemos mucho. Tenemos desafíos diferentes. 

Usar nuestro ciclo a nuestro favor es una buena decisión. Honrar lo femenino dentro tuyo te hace más poderosa. 

Te amo, 
Meli 

Scroll al inicio